Actualidad

El amor paterno, hecho relato

El tercer domingo de junio se celebra el Día del Padre.

jueves, 13 de junio de 2024 - 11:46

Para conmemorar esta fecha, te traemos unas historias de vida sobre este día.

Dylan tiene 24 años y es estudiante de Ingeniería Industrial. En diálogo con este portal, nos contó acerca de su vínculo con su papá.

“No conozco a mi papá biológico. Desde que tengo memoria que es una figura difusa, y no tengo un solo recuerdo claro de él. A veces me da curiosidad quién es, qué será de su vida ahora, pero no son más que pensamientos sueltos, porque ese lugar en realidad nunca estuvo vacío.

Mi "papá" se llamaba Hugo, el hombre con quien se casó mi mamá. Él siempre fue mi papá, nunca lo cuestioné ni dudé, y cumplió el rol a la perfección. Me cuidaba y jugaba conmigo, tengo un recuerdo de jugar con él al ajedrez de muy chiquito y pasarla muy bien. También veía películas con él, le gustaban mucho, y me transmitió la que hoy es mi película favorita en el mundo, Volver al Futuro. Por otro lado, él era soldador y siempre llegaba con historias de su empresa, así que eso me metió la idea de ser ingeniero desde mi infancia.

Cuando yo estaba por cumplir los 16 años Hugo falleció, de un día para otro se agarró una infección en el trabajo, y una bacteria lo mató lentamente a lo largo de uno o dos meses. Fue un momento devastador para mí y mi familia, me hizo madurar muy rápido y darme cuenta de lo mucho que lo quería. Gran parte de la persona que soy hoy se moldeó en ese momento.

Pasaron los años, y hoy tengo otro "papá". Mi madre se unió con Emiliano, un hombre que a día de hoy la hace muy feliz, y son compañía mutua. Nos llevamos muy bien, y es una parte esencial de mi familia. Nos apoyó en los momentos más difíciles que pasamos en los últimos años. Debo reconocer que otra parte de quién soy hoy viene de él.”

Francisco tiene 24 años y fue papá a los 19. Habló acerca de cómo es haber sido papá joven y la relación con su hija.

“Ser papá, para mí, es algo complicado de explicar en palabras. Ser padre de una niña tan particular como la mía es un placer. Mi Valen es mi compañera, mi amor, mi más fiel y alegre comensal a la hora de cocinarle a alguien. Es la razón de mi progreso en muchos sentidos, también es un trabajo y una responsabilidad de tiempo completo.

Ser padre tan joven representó principalmente un desafío, una prueba, una obligación. Pero sobre todo marcó un antes y un después en mi vida, en muchos sentidos, en el que tuve que elegir y esforzarme para que ese cambio sea positivo, sacrificando algunas cosas para lograr otras. 

Y por último y más importante, mi hija es lo mejor que me pasó. Es un desafío constante y un camino de aprendizaje, pero también es una compañera, un motivo de orgullo cuando la gente me habla de ella y mi más grande amor”. 

¡Feliz día para todos los padres!