Actualidad

El estudio del maravilloso gato montés

Tiene una gran variedad de tamaños y colores.

martes, 28 de mayo de 2024 - 10:33

El gato montés (Leopardus geoffroyi) es un felino que pesa hasta ocho kilos. Habita en Bolivia, sur de Brasil y Chaco paraguayo, Uruguay, Argentina y sur de Chile. Se alimenta de cuises y ratones, es de hábitos nocturnos, es trepador, prefiere lugares arbolados o rocosos y le gusta mucho el agua. 

La especie O. geoffroyi geoffroyi es la que habita en la Patagonia argentina. Especialistas del Centro Nacional Patagónico (CENPAT) estudiaron la dieta y costumbres del felino en Península Valdés. Romina D’Agostino, profesional de apoyo del Instituto Patagónico para el Estudio de los Ecosistemas Continentales (IPEEC-CONICET), y Daniel Sauthier, del mismo instituto, realizaron este trabajo. 

El trabajo consiste en un análisis de 160 muestras de heces, recolectadas entre 2013 y 2016. También usaron trampas para ver la cantidad de micromamíferos en la zona. Descubrieron que se alimenta principalmente de micromamíferos, como ratones de campo y tucos, y aves. Asimismo, puede comer piches, liebres europeas y maras patagónicas. Cabe destacar que no se alimenta del animal más abundante de la zona, sino del más fácil de cazar. Es por esto que se alimenta en menor proporción de reptiles e insectos.

Otro de los descubrimientos fue que el gato montés siempre va a la misma letrina a defecar y rascar sus uñas, adjudicándose como propio ese lugar. 

Los investigadores resaltaron la importancia de este trabajo, mencionando que existe un conflicto entre los pobladores y este depredador. No encontraron restos ovinos en las heces del animal, pero los pobladores afirman que el gato montés es dañino porque consume ganado y aves de corral. 

Romina comentó: “Este estudio sirve para trabajar en conservación porque ahora sabemos de qué se alimenta y qué lugares conservar. Si nosotros resguardamos ese hábitat que el animal usa para refugiarse, para reproducirse, para tener a sus crías y también para alimentarse, porque ahí están las presas, es probable que no concurra a los establecimientos a comer animales domésticos y ganado”. Y concluyó que este trabajo es una primera aproximación a las conductas alimenticias del gato montés, realizada en la Patagonia, y aporta conocimientos ecológicos y de historia natural sobre este felino.