Actualidad

Gestión menstrual sustentable: una alternativa ecológica

En el Día Mundial del Medio Ambiente nos preguntamos, ¿cómo afectan los desechos de productos descartables de higiene menstrual al ecosistema?

miércoles, 5 de junio de 2024 - 9:26

Uno de los desechos que genera un impacto negativo en el ambiente son los productos de higiene menstrual descartables como las toallitas, ya que están compuestas por un 60% de pasta fluff, un material que puede tardar entre 500 y 800 años en descomponerse y que nunca se biodegrada. También se utiliza plástico para producir su envoltorio, el cual puede tardar entre 100 y 1000 años en degradarse, aumentando la contaminación y afectando los ecosistemas naturales.

Por eso, en el marco del Día Mundial del Medioambiente, conversamos con Maia Silva (psicóloga social ecofeminista y fundadora del emprendimiento de productos de higiene menstrual sustentable Chandra Eco de Puerto Madryn) sobre la gestión menstrual y la ecología. Respecto de la gestión menstrual sustentable, la fundadora de Chandra Eco nos comenta que “se trata de utilizar productos amigables con el ambiente, nuestro cuerpo y economía. Es el uso de productos reutilizables que al mismo tiempo poseen más vida útil y no generan ninguna contaminación”.

Maia Silva explica que las toallitas descartables son contaminantes porque “están hechas de materiales que tardan miles de años en degradarse por los componentes que en su mayoría son derivados del petróleo. Son impermeables y eso a su vez genera proliferación de bacterias y posterior enfermedades vulvovaginales que pueden ser severas si no se descubre el origen a tiempo”.

En cambio, “los productos de tela para la gestión menstrual como toallitas o bombachas y bóxers menstruales, son saludables para el cuerpo, ya que no poseen toxinas en sus composiciones siempre que sean de algodón en contacto con la vulva y tampoco son impermeables no respirables” mencionó la emprendedora ecologista. Además, enfatizó en las ventajas económicas que tiene la gestión menstrual sustentable, ya que “podemos invertir comprando un kit mínimo de tres toallitas que nos durarán tres años como mínimo”, mientras que los productos descartables solo alcanzan “para tres periodos, y luego hay que volver a gastar ese dinero, digo gastar ya que esas toallitas descartables se transforman en basura y las ecológicas de tela al lavarse no”.

Respecto de su emprendimiento, Maia comenta que “Chandra significa Luna en sánscrito y existe en la mitología en muchas partes del mundo la idea de la conexión de la luna con el ciclo menstrual. Chandra Eco es un emprendimiento de productos para la gestión menstrual ecológica y a su vez damos talleres para concientizar sobre menstruación y ecología”. Si te interesa saber más sobre productos ecológicos de gestión menstrual y proyectos socioambientales, te invitamos a seguir la cuenta de Chandra Eco en Instagram.