Actualidad

La historia de Juan Manuel Olea, el comodorense que instaló el chimichurri en Croacia

Vive en Eslovenia y es chef.

jueves, 2 de mayo de 2024 - 12:57

Juan Manuel es un muchacho oriundo del barrio Próspero Palazzo, en Comodoro Rivadavia, Chubut. Persiguió el sueño de viajar por el mundo y conocer otras culturas, y hoy está cumpliéndolo. En una charla que tuvo con ADNSur, contó acerca de su viaje al viejo continente.

Cuando llegó a Europa paró en una isla paradisíaca croata, Šolta, donde la gente le abrió las puertas. Ahí es cuando comenzó a dedicarse a la gastronomía; en Argentina no lo hacía. Con mucha actitud y respeto, se mandó y todo le salió espectacular.

Actualmente está residiendo en Eslovenia, y una de las cosas que más le sorprendió fue el nivel de español allá. Además de hablar el idioma nativo, esloveno, se encontró con mucha gente que habla español. Y no solamente en Eslovenia, sino también en países como Austria. Y, a pesar de no hablar los idiomas nativos de allá, comentó que pudo remarla bastante. 

Dentro de sus aventuras, una vez estaba cocinando en un restorán, un castillo con puerto. Y recibieron a Gerard Piqué, quien estaba con su nueva pareja, Clara Chía. También llegó a tener el privilegio de cocinar con Leonora Espinosa, la mejor cocinera del mundo en el 2022. 

Si de la comida de su tierra se trata, y para no extrañar tanto el asado argentino, Juan Manuel recomienda elegir bifes porque allá la carne que es solamente pulpa es muy dura y no se disfruta como en Argentina. Entonces, para tirar en la parrilla buscás un bife ancho con hueso, que esté añejado, por lo menos, 45 días. Tiene que haber estado estacionado para que reduzca la cantidad de líquido que tiene la carne, se deshidrate y el sabor se concentre. De esa manera, se llega a una comida similar a la que se come en nuestro país. Y no sólo eso, sino que también instauró el chimichurri en Šolta. 

Algunos de los tips fundamentales que da Juan Manuel para iniciar una travesía para salir del país son: ahorrar, fundamental; y sacar el pasaje, que es lo más complicado porque conlleva una decisión. Es el impulso para dar ese salto importante. Tener el objetivo y la motivación de querer cambiar tu  vida. 

Con una notable emoción, Juan demostró una apreciable intrepidez para poder seguir sus sueños. Demostrando, sin dudas, que el límite es el cielo. 

Si querés escuchar la entrevista completa y saber más sobre Juan Manuel, sus sensaciones y su fanatismo por el club croata Hajduk Split, podés hacerlo acá: https://open.spotify.com/show/77hypHFcdQxI3HcElmtvAq?si=fd265b402a004247