Destacados

Tributo Tan Biónica, segunda parte

Convocan mucho en sus shows.

lunes, 3 de junio de 2024 - 11:20

Si te quedaste con ganas de conocer más a esta tremenda banda, acá te dejamos más sobre ellos.

  • ¿Cuál es la canción favorita de cada uno y cuál disfrutan más tocar?

Yo creo que, como banda, tenemos canciones que nos conectan a la hora de tocarla mucho y suenan perfectas, por ejemplo, “El color del ayer”; es una de las canciones relindas que aprendimos a querer todos. Cuando la terminamos en un ensayo decimos “wow” porque se siente como una energía relinda y sale perfecto. Después, en lo personal, “La suerte está echada” es una de mis canciones preferidas. Me conecta muchísimo y creo que se debe notar. Yo creo que los chicos también lo perciben y hacen que la canción sea muy linda en vivo. Después, “La ensalada” también es una canción muy linda. Notamos que, obviamente, el público donde vas va conociendo más o menos canciones. Yo creo que de las conocidas “Obsesionario” es relinda, “La melodía”, “Ciudad”... esas canciones las tocamos igual con ganas, pero, bueno, son muy conocidas y no terminan de tener la magia de una canción que uno elige por algo en especial; son como más comerciales, por decir así, sin perder lo que es la canción, que es relindo. A Gabi le gusta mucho “Perdida”, que es su tema preferido a la hora de tocarlo. A Mati le gusta mucho “Víctimas” porque tiene mucha guitarra, como que la rockea un poco. Creo que Elías, el batero, en “Ciudad mágica” se luce mucho. Y así, pero, si bien son muchas canciones, yo creo que “El color del ayer” y “La suerte está echada” son dos canciones que marcan un montón. 

  • ¿Qué próximas metas tienen como banda?

Seguir tocando. Pasó algo reloco, que te lo voy a decir. Hace poco tuve un momento medio de bajón, introspección, viendo qué hacer. Estamos hace casi dos años, la banda cada vez suena más y pide más. Yo lo veo así. No quiero tocar todos los fines de semana. Yo elegí cantar por una cuestión de sentimientos, no lo hago por dinero ni mucho menos. Tampoco quiero ir todos los sábados a un bar distinto a cantar porque creo que perdería mucho. No lo haría, directamente. Estamos con el dilema, por ahí, de cuántas fechas tomamos. No todos los lugares tienen buen sonido, creo que el mejor lugar fue cuando estuvimos en Caleta Córdova, en un evento del municipio y estuvo tremendo. Hace unas semanas estuvimos en Ele y estuvo genial. ¿Cómo manejás esa vara, no? Con el sonido, con el marco y todo porque tocamos y que salga todo bien, ocupamos un buen sonido y una buena estética, generalmente… Como que estoy en esa y me ha pasado de pensar “bueno, la corto acá y empiezo a escribir canciones o a ver qué hago”, y los chicos quieren seguir tocando. Vamos a seguir tocando, seguramente, haciendo distintos temas, descubriendo qué otras canciones que no hacemos pide la gente. Incorporamos secuencias también porque Tan Biónica te implica tener secuencias en las canciones. Es otro trabajo porque se mandan a hacer, son efectos, sonidos que no podés hacer en vivo, entonces el batero te va tirando un poco la secuencia. Es un trabajo, lo estamos haciendo de manera muy, no sé si profesional, pero con mucho criterio. Eso está bueno y se está logrando. 

  • ¿Tienen alguna anécdota que quieran contar?

Creo que anécdotas son todas. Nos ha tocado viajar. Fuimos a Truncado y la banda anterior que hacía covers, un rock más nacional, nos ve de alguna forma que no sé cómo explicarlo. ¿Viste que te bardean? No sé por qué. La gente, en lo musical, se planta una bandera y tira esa. Nos ha pasado que nos miran medio de reojo y, cuando terminamos de tocar, vienen y nos dicen “¡Wooow, cómo suenan! Tremendo”. Lo que nos pasa mucho es que después de tocar viene gente, o nos escriben, y nos dice “Yo no escuchaba Tan Biónica y ahora estoy escuchando todos los días porque me di cuenta que las canciones están buenísimas. Y nuestra respuesta es que están buenísimas las canciones, pero la gente no les da una oportunidad. Yo creo que no se les da por todos los prejuicios que tienen contra Chano y toda la historia, eventos mediáticos que han ocurrido. Pero cuando le prestás atención a lo que tenés que prestarle atención, y sacás el circo que te venden, te das cuenta que es tremendo. Que la música está muy buena, que lo que fue rock fue bastante progresivo.  Empezó bien rockera la banda, tenés temas como “El huracán”, “Tapa de moda”, que van re al palo. “Mis madrugaditas” tiene una base cumbia. Después empezaron un poquito con el rock pop, luego un rock más prolijo, más tarde empezaron a tirar secuencias, cosas más electrónicas… Creo que la banda es tremenda, fue evolucionando constantemente. Eso está bárbaro. 

Lo que estaba contando de Truncado es que estaba la banda tocando y no se dio cuenta que llegamos. Tiró un comentario como “Quédense, que se viene una noche mágica”, y se empezó a reír. No se dio cuenta o no sé con qué intención lo hizo. Después de eso tiró como una frase despectiva musicalmente. Y pasó que, en el medio de su show, se le rompió el redoblante al baterista. Nos pidieron el redoblante, nos miramos y nuestro batero decidió no prestarle. Nos había bardeado un montón, ja. 

Lo que nos ha pasado mucho es que como los chicos no escuchaban Tan Biónica, el batero, en los primeros shows, quería arrancar, no sé, era “Obsesionario” y él pensaba que era “Víctimas”, una cosa así. Él se guiaba con las melodías. Para él eran todas parecidas y no se guiaba con los nombres. Entonces, yo presentaba un tema y la lista de ese tema y capaz que él se confundía. Y nos reíamos. Me ha pasado que se me han ido letras, o me he emocionado en el medio del show y dejo de cantar o dejo pasar una parte. Eso también te llega, te toca, porque cantar por cantar no podría. 

Pudimos ir a Madryn un par de veces. Allá nos pasó que el que nos tenía que atender era recolgado. Cinco veces dijo “Ah, las pizzas”. Y estuvimos así toda la noche. Hasta que comimos pizzas en un lugar, cuando nos traen las pizzas a la mesa nos dicen “Chicos, estamos levantando la mesa porque se arma boliche”. Y estábamos comiendo recién, pero bueno, esas cosas te pasan. 

En Caleta estuvimos en un lugar tremendo, un lugar así tendría que haber en Comodoro. Una atención relinda. 

Fuimos a Río Mayo, nos esperaron con medio cordero ya puesto. Una atención tremenda. Ahí también nos pasó que hicimos prueba de sonido y a las nueve empezamos a tomar algo, estaba todo en el fuego y compramos algo más para aportar. Dijeron que tocábamos a las tres de la mañana y eran las diez y media de la noche, comimos muy temprano. Los chicos se fueron a dormir la siesta y yo me quedé ahí con gente del lugar, compartiendo unos juegos de cartas y otras cosas más. Se nos hizo retarde, los chicos se despertaron y fuimos. Cuando llegamos al lugar era tipo un boliche que estaba Ke Personajes a todo volumen. La gente parada, tomando, onda boliche. En esos lugares arranca todo más tarde. Pensamos “Arrancamos a tocar y se van todos, se las bajamos acá”. Imaginate que estás tomando algo con Ke Personajes, bailando, y yo que te canto algo, onda “Loca, vos no entendés nada de vivir”. Se quedaron todos, agitaron todos y bancaron todos. Fue tremendo.

Experiencias tenés en todos lados y anécdotas tenés en todos lados. Es relindo.

Te invitamos a seguir a los chicos en Instagram para estar al tanto de todos sus shows